El niño ajo, de Gloria Fuertes

Paco Pica, el niño ajo,
tenía cara de ajo,
ojos de ajo,
dientes de ajo
y pelos de ajo.

Nació en una huerta
que hay a la vuelta,
del corral.
Paco Pica, el niño ajo,
fue a la escuela con trabajo.

– Este niño huele a ajo,
– decían sus compañeros
(no estaban bien educados,
todos le daban de lado).

Sólo la niña Cebolla
se sentaba en su pupitre.
La maestra Cebolleta
se da cuenta,
y les regaña muy lenta.

LA MAESTRA:

– Yo quiero aquí al niño sano,
que quiera al niño negrito
que quiera al niño africano,
que quiera al niño cojito
y que quiera al niño ajo.

Además de compañeros,
aquí todos sois hermanos.

(La maestra Cebolleta,
era “guay” y muy poeta).

Gloria Fuertes, 1994, de su libro
“Versos Fritos: Poesías para todos los días”

0 Compartir

1 comentario en «El niño ajo, de Gloria Fuertes»

Deja un comentario