Desentrañando la sensibilidad, de Gemma A. R.

Conmoverse con las alegrías y las penas ajenas;
emocionarse ante la contemplación de una obra de arte;
guardar silencio cuando ninguna palabra es mejor que él;
percibir los sutiles cambios de luz al correr de unos instantes;
saber despedirse y marcharse en el momento oportuno;
conocer el mensaje oculto de una mirada;
distinguir los infinitos matices de los colores;
conmoverse ante la grandeza de la naturaleza;
calibrar el alcance emocional de unas palabras;
interpretar los sentimientos que esconde un fino gesto;
reconocer cuándo incomodamos o herimos al otro;
percibir el cambio de estación en el aroma de una suave brisa;
reconocer lo que suscitan en nuestra alma las diferentes melodías;
obsequiar con una sonrisa o una caricia en el momento oportuno;
interpretar los ligeros cambios de humor propios y ajenos;
reconocer el miedo, el orgullo o la inseguridad en propios y extraños;
saber leer en los múltiples lenguajes de los sentimientos;
reconocer las manos de un maestro interpretando una partitura;
saber distinguir la bondad de la debilidad, o de la necedad;
percibir, en suma, la presencia o la ausencia de sensibilidad …,
todo ello es sensibilidad.

Octubre, 2017
Gemma A. R.

0 Compartir

3 comentarios en “Desentrañando la sensibilidad, de Gemma A. R.”

  1. No es nada sencillo hablar o escribir sobre la sensibilidad, que si bien, todos en teoría la conocemos sobradamente, en tantas ocasiones parece que la olvidamos.
    Una buena reflexión sobre ella cargada de verdad.

    Responder

Deja un comentario