Consejos para escribir, de Stephen King

“Escribe para ti, no te preocupes por el público”. Es decir, lo más libre posible de lo que piensas que puede suceder con el público o lo que pueda opinar. Después de todo, el que te guste a ti es lo más importante. King también asegura que escribir debe ser un gozo: “Si tú puedes hacerlo por diversión, lo puedes hacer siempre”.

“A la página en blanco no se llega ligero”. Explica que a veces se llega a la página en blanco con nerviosismo, emoción, esperanza, o incluso con desesperación, con la sensación de que nunca se podrá poner en la página lo que está en la mente y el corazón. “Puedes venir con los puños apretados y los ojos entrecerrados, listo para patear traseros y destruir nombres. Puedes venir a ella porque quieres que una chica se case contigo o porque quieres cambiar el mundo. Ven a la página en blanco de cualquier manera, pero nunca a la ligera”.

“No uses la voz pasiva”. Acaso sea por el tono que provoca la voz pasiva, King sugiere evitarlas y agrega: “Los escritores tímidos gustan de los verbos pasivos por la misma razón que los amantes tímidos prefieren parejas pasivas. La voz pasiva da seguridad”. Así que, nada de seguridad, hay que lanzarse al abismo.

“No te obsesiones con la gramática perfecta”. El autor sugiere que “el objeto de la ficción no es la corrección gramatical como lo es que los lectores se sientan bienvenidos y contarles una historia”. Creo que esto nos dice que la historia siempre será más importante que otra cosa, y cómo contarla.

“Si quieres ser escritor, debes hacer dos cosas más que nadie: leer mucho y escribir mucho”. Si no tienes tiempo para esto probablemente no tengas el tiempo para escribir. Doloroso, pero cierto.

“Pon tu escritorio en una esquina, y cada vez que te sientes a escribir recuérdate por qué no está en medio de la habitación. La vida no es un sistema de apoyo para el arte. Es al revés”.

“Escribe con la puerta cerrada y re-escribe con la puerta abierta”. Esto se refiere a que al escribir es necesario hacerlo para uno mismo, como si el texto fuera solo para nosotros, solo hay un lector: tú mismo. Pero luego, hay que abrir las puertas, dejar que otros entren, aquí habrá que saber escuchar, quien constructivamente nos puede guiar con sus interpretaciones, dudas o correcciones.

“Intenta cualquier maldita cosa que te guste, no importa lo aburrido, normal o escandalosa que sea. Si funciona, bien. Si no, tíralo”. A veces resulta doloroso renunciar a ideas, párrafos, enunciados, incluso palabras que de pronto se vuelven inconvenientes en el texto. No hay que aferrarnos a ellas.

“Las historias se pueden encontrar en cualquier lado, en cualquier momento”. Se dice que King tuvo la idea de su novela “Carrie” cuando trabajó como conserje en una escuela. Se encontraba limpiando el baño de las niñas y se le ocurrió el escándalo que sufre la chica protagonista de su primera novela que lo llevaría a la fama.

“Be delightfully, unapologetically weird’. Si hay algo que siempre me ha gustado de las entrevistas de King, es su sencillez y la naturalidad con que declara que ser raro, es lo que te hace único y ‘desagradable’. Y creo que, después de todo, lo importante es aceptar ese estado y entregarse a los caminos de lo ‘raro’, transitarlos tranquilos, hasta orgullosos de que eso ‘no normal’ que nos puede llevar a hacer cosas fuera de lo común.

 (Fuente de Hipertextual.com)

Fugada inspiración

(Dedicado a todos aquellos autores, que como yo, se han sentido infecundos en muchos momentos de su vida)

Deseo escribir…

Quiero crear un hermoso poema
pero no me concentro.

En el jardín oigo jugar los niños…

Sus risas me distraen
el más completo destalento.

Me siento estéril, no consigo apuntar
ni una línea que prenda mi emoción.
Tengo el seso desierto.

¿Los niños otra vez?…

¡Necesito un poco de silencio!

¿Por qué?, si lo que escuchas es la vida.

Explora en tus adentros.
No formules excusas ni des impedimentos
a tu falta de ingenio,
que la imaginación no sólo nace del silencio.

Pues me hace falta paz…
¡Qué se callen los niños!

¿Paz, qué paz?…
¿Paz para componer un poema seco?

Tu intelecto está en blanco
porque la inspiración
se te ha fugado por un hueco.

27 septiembre, 1999
Ana María Pantoja Blanco

30 Compartir

4 comentarios en «Consejos para escribir, de Stephen King»

  1. Qué fantástico poema Ana!!
    Me encanta lo de la voz en off. Y la naturalidad. Me fascina las palabras que te has inventado, que has creado!! De este poema se puede sacar hasta un cortometraje 😀

    Responder

Deja un comentario