Campanas de San Miguel, de Rafael Pantoja Antúnez

En esta Semana Santa tan singular, en la que los Pasos no salen a la calle sino que permanecen en sus iglesias y en nuestros corazones, os dejo un poema que mi padre escribió con profundo sentimiento en estos días tan importantes para él y para su adorada Andalucía …

¡Ay, Torre de San Miguel la noche de Jueves Santo!
Tu plaza se queda a oscuras,
tan sólo están relumbrando las estrellas y la luna.

Ya es Viernes Santo en Jerez.
Abre sus puertas barrocas el Cristo de la Salud,
con sus lirios nazarenos, con sus cirios encendidos,
y en un profundo silencio que nadie quiere romper.

(Cristo de la Salud, original de José María Pantoja González)

Entre el fervor popular, la Cofradía está saliendo…
ante miradas devotas, de orgullo y recogimiento.

El pueblo se queda quieto,
solamente es la Saeta la que reza, canta y llora.

Costaleros cargadores no hacen ruido en su marcha,
el capataz que los manda tampoco dice palabra.

¿Se levantan por inercia o por vocación cristiana?
Es el Cristo del Silencio como su pueblo le llama.

Ya es Viernes Santo en Jerez y
anda el Cristo por las calles en albor de madrugada,
las plegarias se suceden hasta llegar la mañana.

¡Ay, Torre de San Miguel!, calladas están tus campanas,
por devoción y respeto a ese Cristo que nos ama.

(SAETA)

¡Silencio pueblo cristiano!
Ya está el Cristo en calle Larga.

Está saliendo la Esperanza
y el Paso de la Sentencia
delante de la Esperanza,
Esperanza de la Hiedra.

Rafael Pantoja Antúnez

(Mis padres, Semana Santa en Jerez)

35 Compartir

6 comentarios en “Campanas de San Miguel, de Rafael Pantoja Antúnez”

  1. Esos son mis padres tan lindos. Saben, mi padre me llevaba a la iglesia y me gustaba mucho. Y, ahora sirvo a Cristo. Lo mejor de la Semana Santa es el domingo cuando la madre de Jesús, Magdalena y Salomé fueron a su tumba y vieron la tumba vacía, le dijeron unos ángeles, Jesús no está aquí ha resucitado. Venció a la muerte y ahora vive en los corazones que le dejan entrar por medio del Espíritu Santo.
    Cristo seguirá en las calles, Él es Omnipotente y Omnipresente, y este virus que lleva la corona de la muerte no podrá contra el que lleva la Corona de la vida, el Rey del universo. Confíen en Él.
    Dios les bendiga

    • Gracias Beli, he puesto esta foto tan entrañable de papá y mamá en Semana Santa porque significaba mucho para ellos vivirla juntos y ver los Pasos, y porque hoy es un Jueves Santo tan singular y extraño que necesitaba su luz para que iluminaran mi melancolía. Un abrazo grande, te quiero mucho hermanita.

  2. Precioso Ana.

    Entrañable, me saca del confinamiento y me traslada a esos rincones. A esas calles céntricas pateadas una y otra vez en esos años infantiles, sin recordar de un año para otro, con la memoria aún tierna; a olor a cera e incienso y encuentros con rostros familiares; a sentarse furtivamente unos minutos y otra vez a seguir caminando; a recogernos ya entrada la mañana y coincidir con turistas francesas: ¡merci, merci… muy bien señora!. ¿Pero dónde va usted?. ¡Ya no hay nada que ver!.

    Que buenos recuerdos.

    Muchas gracias Ana.

Deja un comentario