Mi Altea

Amanece.

Por detrás del Peñón se asoma el rojo sol, una esfera incandescente que parece va a echar a arder.

El mar es de plata y los primeros pájaros del alba cantan.

El cielo azulea a través de las suaves nubes que deja la noche.

Las olas rompen serenamente sobre la orilla de arena y piedra dejando un manso rumor.

Los pinos bailan al son de la melodiosa brisa perfumando el camino.

Y de pronto, en el horizonte, aparece Él, elegante y sereno, El Cisne.

Como cada mañana navega y surca las aguas del Mediterráneo. Diferente a cualquiera de su especie, deja la rivera para desembocar en el mar y vivir la aventura de ser libre. Traído por la tormenta y separado por siempre de su familia decidió quedarse hace muchos años en Altea.

Esa Tierra de agua salada y campos de naranjos. Esa Tierra de caminos y de pescadores.

Esa Tierra que desde niña me robó el corazón y que no tengo la mínima intención de pedirle que me lo devuelva.

Antes de ir, has de pensarlo bien, te vas a enamorar.

Abril, 2021
Claudia Delgado Gómez-Jordana

42 Compartir

2 comentarios en «Mi Altea»

  1. Gracias Claudia por compartir esta hermosa semblanza de tu querida Altea, un lugar del que todos guardamos entrañables recuerdos y donde afloraron muchos de nuestros sentimientos. Altea, tan bonita, tan emblemática, y tan querida por toda la familia.
    Un abrazo grande, no dejes nunca de escribir, y ¡Feliz día del Libro! para ti y para todos.

    Responder
  2. Una descripción muy auténtica de nuestra querida Altea y sus amaneceres… incluido el cisne que va de playa en playa y vuelve al rio. 🥰

    Responder

Deja un comentario