Bella cara de biblioteca, de Miguel Delgado Pantoja

Un último examen, una biblioteca,
y una cara bonita, que me observa
y desconcierta, muy bella,
pero que no sé lo que piensa.

¿No la deseo y me engaño,
o la deseo y soy franco?

Es lo segundo, lo es con todas mis fuerzas.

Está ausente en mar abierto,
pero no es posible entrar en su navío.

Quizá sea un príncipe
noble y afortunado
quien la lleva.

Creo que te amo, muñeca.

Pero no volveré a verte,
nunca sabré tu nombre.

Ni siquiera he hecho un amago.

Y ella sigue concentrada en algo,
y yo hago que sigo concentrado en algo.
En ella.

No sé si soy un cobarde o muy correcto
por no molestarla, por ser como el resto,
educado y civilizado,
callado…

Pero me quedo con la esencia
de la belleza y de la estética.

14 junio, 2004
Miguel Delgado Pantoja

19 Compartir

3 comentarios en “Bella cara de biblioteca, de Miguel Delgado Pantoja”

Deja un comentario