Nunca te dejaré que me digas adiós, de Señora Gandhi

Nunca te dejaré que me digas adiós,
porque no me gustan nada las despedidas.

Nunca te dejaré que me digas adiós,
pues no quiero sólo recuerdos y promesas incumplidas.

Estoy segura de qué lo nuestro está determinado a perdurar
porque mis cimientos son firmes y mi amor es legal.
Tienes que aprender a quererme de forma natural,
cuando me conozcas sabrás que esa es la mejor manera que hay de amar.

Sin miedo nos enfrentaremos juntos a las dificultades,
dirigiendo con nuestra mutua fuerza la nave que nos lleve
a una existencia plena de compromisos, logros y contrariedades.
Y al final, disfrutar de la satisfacción que haber ganado con lealtad
la batalla esencial y conquistado la paz de una madura realidad.

Una espléndida puesta de sol al final de un día hermoso
y una borrachera de ilusión, de sol y luz al despertar.
Compartiendo contigo la pasión, los sueños y el reposo,
tus abrazos sinceros me harán estremecerme y romper a llorar.

Nunca te dejaré que me digas adiós,
te preciso como el aire que necesito para respirar.
Eres mi vida misma que se proyecta en ti para brillar
y se empeña cada día en enseñarme a dar las gracias para no perderte jamás.

Nunca te dejaré que me digas adiós,
quiero tenerte siempre junto a mí hasta que unidos lleguemos a nuestra terminal,
donde tendremos que poner el obligatorio e inevitable punto final.

Entonces, siempre juntos, nos fundiremos en nuestra eternidad.

9 marzo, 2021
Señora Gandhi

0 Compartir

2 comentarios en «Nunca te dejaré que me digas adiós, de Señora Gandhi»

  1. Te superas día a día Señora Gandhi
    Es pecioso. Yo tambien siento eso y no lo sé plasmar así.
    Bien por ti!!!
    Te/os queremos 😘🥰😘 Y os echamos de menos

    Responder

Deja un comentario