Nuestros sentimientos respecto a la pandemia hasta el día de hoy…

Carmen:

Pues yo creo que es la peor etapa de mi vida, con eso lo digo todo.

Me mata esta seguridad que me venden a costa de mi libertad.

Que se la queden. No la quiero.

Toñi:

Mascarilla, encierro, añoranza, desobediencia y soledad.

Los días son muy cortos y amanece temprano.

Aún con miedo, tristeza y oscuridad, hay mucha esperanza.

Tengo tantos abrazos retenidos, es tan grande el deseo de abrazar a mis nietos, de tocarlos…, y es tan grande la necesidad de apretar vuestras manos.

Y, pese a todo, salimos adelante.

Vivamos también con la ilusión de que algún día, cuando nos despertemos de esta insoportable pesadilla, volveremos a juntarnos como antes y nos daremos un abrazo tan apretado que hará que nos olvidemos de esta tremenda realidad.

Angelines:

Siento agobio, soledad, tristeza y vacío.

Sigo sumergida en la desesperanza y en la soledad por no poder tener cerca a mis seres más queridos, incluidas mis amigas.

Y, la angustiosa mascarilla siempre en nuestras vidas.

Ojalá que pronto se haga realidad la ilusión de vernos.

Mar:

Guiñando un ojo sobre la mascarilla y ahorrando dinero en lápices de labios.

Sin sujetador, ¿a quién le importa?

De ausencias no hablamos porque duelen, y eso que solo nos ha rozado este bicho y nuestros familiares se van recuperando, aunque a distintos ritmos.

Y,…  ¡qué importante son las ventanas!

Silvia:

Las ventanas nos muestran el sol y la lluvia, el día y la noche.

Esta nueva etapa que a todos nos atrapa pero que, alguna vez y lo digo bajito, hace que encontremos un motivo para escapar furtivos
a contemplar como transcurre la vida y el otoño.

Disfrutamos como niños a pesar del frío, y también del barro que traemos pegado en nuestras botas.

Aunque la tristeza a veces me embarga, y me duele la lejanía de personas que quiero y no puedo tener cerca.

Marta:

Cuarentena, soledades de vejez y tristezas.

Un tenor en su terraza, Resistiré canta, humedad en la garganta.

La naturaleza ríe, los ríos suenan, aire puro se respira.

Arco Iris en las ventanas, dibujados por manos infantiles, son esperanzas en los balcones.

Video llamadas suplen el cariño, amor a distancia…

Sergia:

Tiempo de espera,

de tardes con horas quietas.

Aguardando un amanecer de abrazos en la almohada,

que broten de nuevo los geranios en las macetas.

Gemma:

Se apagaron muchas luces y alegrías.

Pero, no todo es oscuridad y amargura.

Algo bueno sacaremos de estas calamidades.

Tiempo de reflexión, esperando el resurgir.

¿Brotarán nuevos frutos después del temporal?

Ana:

Impotencia, confinamiento, nostalgia, pena y solidaridad.

Se abortaron muchos besos y abrazos.

Pese al miedo, afrontaremos las vacunas de la esperanza por la desesperanza de recobrar nuestras vidas.

Unidos a través del teléfono, transmitimos con resignación el amor mutuo de nuestros seres queridos, a la vez que nos aliviamos, recíprocamente, de nuestra soledad y libertad robada.

Rosa:

Pobreza y desigualdad… engaño, desinformación, fraude.

El humor a pesar de todo, también.

Nunca había sentido a los míos tan cerca teniéndolos tan lejos.

Hay tanto cansancio, confusión y hartazgo, que la rebeldía a veces parece lo más correcto.

Hace tanto que mis brazos y mis manos no pueden abrazar o acariciar más que a mi gato, que de agradecido se ha vuelto más mimoso y contento.

No siento soledad ni miedo ni tristeza más que en algún raro momento, cuando salta la impotencia de esa llegada que espero y … zas, …se frustra.

Y cuando crees que puedes coger la maletita y alejarte…de nuevo no, que te quedas. Me pitan los oídos de escuchar esas palabras nuevas que no cesan… desescalada… segunda oleada… gel hidroalcohólico… cierre perimetral.

Así es que se me antoja que voy a sacar mis múltiples adornos navideños y a llenar la casa de color y recuerdos, objetos y deseos.

Y, pese a todo, parece que la vida sigue, como si nada hubiera pasado, sin inmutarse…

Una preciosa Menina encendida nos saluda y las luces de Navidad de Madrid iluminan nuestra esperanza…

3 diciembre, 2020
Grupo de Mujeres Escritoras

19 Compartir

7 comentarios en «Nuestros sentimientos respecto a la pandemia hasta el día de hoy…»

  1. Queridas compañeras, compartimos un tesoro, da igual que estemos físicamente juntas o separadas. ¡Ni ésta, ni otras muchas pandemias nos van a rendir!.

    Responder
  2. No nos rendirá. Saldremos adelante. Seguiremos unidas por la pasión de escribir y expresar nuestras alegrías, nuestras tristezas propias o ajenas, inventadas o verdaderas. Adelante siempre.

    Responder
  3. Un buen muestreo de opiniones… yo por mi parte, que cumplo con todo lo que me dicen, sólo espero que esto pase pronto y podamos recuperar nuestras vidas.

    Responder
  4. Como muy bien dice Rosa, yo también quiero naufragar en esta “isla de pensamientos y palabras”, para mí nuestro grupo es un añorado refugio para nuestras almas…
    Y esta recopilación de impresiones, como nos señalaba Mar, es una “vía de escape de sentimientos que juntos reflejan el sentir global”.

    Responder
  5. Gracias Ana por recoger nuestros pensamientos y emociones en estos tiempos tan duros como increíbles.
    El tiempo pasa y pasará esta situación que hará historia en nuestras vidas y en las de todo el mundo.
    Seguir compartiendo con vosotras es una suerte cada día.

    Responder

Deja un comentario