¿Dónde está Matías?, de Magda García Mata

¿Qué es vivir? Como diría mi querido Hesse: “hay que romper el cascarón, hay que romper el mundo”. Con este bello cuadro de Salvador Dalí les dejo mi escrito.

El amargo sabor del café expreso le daba la bienvenida a todos sus sentidos cada mañana, la oscuridad agonizante cubría el cielo casi sin estrellas y mientras se despedía, una ráfaga helada anunciaba la llegada del sol.

Camino al trabajo utilizaba las calles menos transitadas, sin adolescentes camino del colegio ni madres apresuradas por las interminables actividades que envuelven su feliz vida desde que dejaron la soltería.

Camina de prisa, siempre lo hace así a pesar de no tener necesidad alguna, todo lo hace rápido, como sí quisiese poder adelantar la vida, acabársela lo más pronto posible, lástima que un paso veloz no acorte los años ni esas horas que parecen congelarse en el reloj.

Es difícil descifrar a Matías, afortunadamente a nadie le interesa hacerlo. El recorre su camino en silencio, entre el bullicio y el vaivén de la muchedumbre se desliza como una sombra, invisible, callado, sigiloso, pareciese que nunca ha existido, por eso nadie extraña su presencia. El mismo no logra comprender que ocurre y por qué, al mirarse en el espejo no logra reconocer aquel reflejo, es un extraño incluso para el mismo.

Quisiera decir que está muerto, que es un espíritu intangible. Pero diariamente se levanta al trabajo y cumple con su rutina afanosamente. Matías paga sus impuestos y se alimenta lo mejor posible, es un hombre pulcro y de excelentes modales, ejercita su cuerpo por las tardes y se duerme siempre a las diez en punto.

Matías no está muerto y tampoco ha sabido nunca lo que es vivir.

Marzo, 2018
Magda García Mata

0 Compartir

3 comentarios en “¿Dónde está Matías?, de Magda García Mata”

Deja un comentario